d

SOMOS TOP

Trabajemos juntos

Universidad del Norte

Universidad del Norte: excelencia educativa en Barranquilla

Es una de las instituciones académicas más destacadas de la Región Caribe. Con más de 50 años de existencia, se ha consolidado como un referente nacional.

El impacto de la gestión de la Universidad del Norte ha sido clave para el desarrollo de Barranquilla, puesto que no solo se ha desempeñado en su papel como formador sino que también se ha integrado al sector empresarial e industrial.

De igual manera, en alianzas con el sector público ejecuta proyectos en diversas áreas, gracias a la capacidad de sus profesionales y a la excelencia de sus procesos.

 

Objetivo: crecer

Los ‘rankings’ confirman el nivel de la calidad educativa que posee la Universidad del Norte: Times Higher Education (Latam) la incluyó en 2017 dentro de las 70 mejores universidades de Latinoamérica (Puesto 10 en Colombia); por su parte, el QS Top Universities (Latam) 2018 ubicó la institución dentro de las 90 mejores universidades de Latinoamérica (Puesto 10 en Colombia).

Adolfo Meisel, doctor en economía y rector de Uninorte, destaca el proceso hacia la excelencia que mantiene la institución, reflejado en los programas de pregrados, de los cuales el 82% cuenta con acreditación de alta calidad.

“No solo es la mejor universidad según los ‘rankings’ que uno pueda conseguir como las pruebas de calidad, sino que es la mejor universidad del Caribe colombiano, que es una región de 10 millones de habitantes. El 68% de los estudiantes son del departamento del Atlántico, el resto pertenece a otros departamentos de la Región”, afirma.

Meisel, quien ha estudiado ampliamente la economía colombiana, explica que Barranquilla tuvo una época de decadencia, pero ha estado en proceso de transformación y crecimiento en las últimas décadas. La universidad nació, creció y se consolidó en la época de crisis de la ciudad.

“Quienes estaban en el consejo directivo eran algunos de los empresarios más importantes de Barranquilla, condición que mantuvo libre a la institución de la politización que hizo tanto daño a la ciudad. Uninorte creció en medio de la crisis y ahora, cuando estamos en auge, debemos crecer mucho más. Ese es el reto”, señala.

 

Movilidad y alianzas

La universidad cuenta con 13.631 estudiantes en pregrado, 2.513 de estudiantes en posgrados y 63.326 egresados. También tiene 51 convenios internacionales vigentes y recibe más de 500 estudiantes extranjeros por año.

“Este semestre recibimos unos 140 estudiantes, 40 alemanes. El mayor grupo es mexicano, tenemos de EEUU y también tenemos estudiantes que se van de intercambio”, reseña el rector.

Otro aspecto importante de la dinámica académica son las opciones de becas. En Uninorte, alrededor de 5.580 estudiantes se benefician de algún tipo de beca, equivalente al 43% de la población de pregrado. El 72% de esas becas están concentradas en estratos 1, 2 y 3.

Los recursos de estos programas provienen de tres fuentes: el 55% corresponde a aportes de la misma universidad; el 14% de donantes aliados y el 31% está relacionado con el programa Ser Pilo Paga, del Gobierno Nacional.

“En Colombia, la Universidad del Norte es la que más tiene becarios en el programa Ser Pilo Paga. Como ejemplo de inclusión social hemos invertido recursos propios para reforzar algunas de las necesidades de los estudiantes”, asegura Meisel.

“EL RANKING TIMES HIGHER EDUCATION INCLUYÓ A UNINORTE DENTRO DE LAS 70 MEJORES UNIVERSIDADES DE LATINOAMÉRICA Y LAS 10 MEJORES DE COLOMBIA”

 

Clave para el desarrollo de Barranquilla

El impacto de la Universidad del Norte va más allá de la academia. Gracias al Centro de Consultoría y Servicios (CCS), más de 440 empresas del sector público y privado han ejecutado contratos para diversos proyectos.

A la fecha, el CCS ha ejecutado más de 700 proyectos en diversas áreas. También ha generado propuestas sociales en favor de áreas como la educación psicoafectiva, como el Programa Pisotón, y ha capacitado a madres cabeza de familia, entre otras acciones.

“Queremos apoyar a los municipios con los índices más altos de pobreza. Tenemos un hospital, una facultad de medicina para hacer brigadas de salud y odontología; ingenieros para mejorar las infraestructuras locales. La idea es que si este piloto funciona, reproducirlo en escalas más amplias”, afirma Adolfo Meisel, quien está convencido de que Uninorte será clave en el propósito de aportar a uno de los retos que tiene la ciudad: avanzar en la inclusión y en mayores oportunidades para sectores vulnerables.

 

 

Añadir comentario